martes, 22 de abril de 2014

69. Rio Navarenas o Arenillas....nunca máis.

El viernes 4 de abril salí del municipio cucharero de Pedro Bernardo para pasar el Puerto del Pico hasta Venta Rasquilla donde había quedado con Mariano para abrir o descender por primera vez el rio o Garganta de Navarenas también llamado Arenillas
 Subiendo por la carretera que conduce a San Esteban del Valle, a primera hora de la mañana, una 
voz hechizante me pedía lanzarme sobre el embrujo del mar de nubes que cubrian el Valle del Tietar.
Venciendo el hechizo proseguí mi camino.
 Desde la vertiente norte del monte que arropa Pedro Bernardo se divisaba un cielo despejado, la nieve en las cimas de Gredos y algunas nubes bajas sobre el barranco de las Cinco Villas abulenses (Mombeltrán, Cuevas del Valle, Villarejo del Valle, San Esteban del Valle y Santa Cruz del Valle) 
Al otro lado de esas cimas nevadas se encuentra el punto de partida, la Dehesa de Navarenas, a medio camino entre San Martín del Pimpollar y el Parador Nacional de Gredos.
8 km de rio virgen para el piraguismo esperaban ser abiertos por dos intrépidos piraguistas: el avulense Mariano y Javi Tronchapalas ni imaginaban que les iba a costar 7 horas.
Al principio encontramos un rio abierto con algun paso divertido que nos hacia suponer un descenso ameno...
...pero entre 1 kilometro o 2 de empezar encontramos los primeros estorbos, las ramas.
Los arboles y matorrales ribereños invadian nuestro ondulante camino....
....obligandonos a portear los kayaks afortunadamente a lo largo de un prado despues de atravesar la franja de arboles que ven pasar las aguas huyendo de las cumbres.
Otro incoveniente por desgracia no sólo de este rio, son las almbradas que atraviesan el cauce, trampas para cualquier animal que cruzando el rio se vea arrastrado por la fuerza del agua, y trampa tambien para  piraguistas. 
Aqui tenemos a Mariano reptando bajo las alambradas en este singular combate para evitar caer una de estas trampas
Otra dificultad fueron los mojones o bolondrios de hierbas.....
... intercalados en alguna zona del recorrido y dejando escaso espacio para pasar con el kayak.
Algunos se reian desde puntos estrategicos esperando que encorbataras contra ellos....
....unas veces lo conseguian.....
...y otras los evitábamos.
Las ramas volvian a hacer acto de presencia y nos saludaban....
.... alguna hasta me estrechó entre sus brazos.

A veces tambien remabamos algo
Llegamos a un rampa con una laja central en la que la fina lamina de agua que pasaba sobre ella se escurria por ambos lados.
Si escurrias hacia la derecha caias en una hucha o canalillo rompecodos y hacia la izquierda unas ramas te darían la bienvenida, asi que un porteo mas no importaba.
Por fin llegamos a San Martin del Pimpollar, justo a mitad del recorrido, donde el rio recibe aportes por ambos lados.
Primero nos encontramos este viejo puente que parece tener dos ojos....
...pero al acercarnos descubrimos un tercer ojo mas bajo que queda sifonado y por donde se va la mayor parte del caudal.
Tras el puente nos sorprende una espectacular rampa....
....que realizamos sin complicación.
Pasado el segundo puente (en realidad son dos juntos, detrás del antiguo se puede ver un poco del nuevo) dejamos atrás San Martín del Pimpollar y proseguimos ya con mas caudal.
Con ganas de llegar a los pasos de espuma blanca que se ven desde la carretera ...
....alcanzamos este bonito y continuo rápido del que esperamos una excitante y zigzagueante carrera.
Reconociendo el rápido antes de navegarlo observamos, desde donde nos permiten las escarpadas orillas, que acaba en una estrechez sin apenas contras donde parar.
Desde arriba ditinguimos un salto en cuya recepción hay una piedra semisumergida a la derecha donde se forma un colchon y una gran piedra a la izquierda. Entre el colchón y la piedra de la izquierda esta la linea por donde se sale, pero entre esta linea y el salto se ve un rebufo no muy amigable, que por el lado derecho tiene salida a .... o dicho de otro modo, que por el lado derecho tiene entrada a un sifón. Eso sin contar que pegado a la izquierda es muy posible que haya otro sifón.
Como habeis adivinado optamos por portear una vez mas.
Esta vez no habia prados por donde deslizarnos, ni arboles que esquivar, ni alambradas que reptar....
....sino una escarpada ladera por donde trepar con 20 kg arrastras.....
...y por donde descender aguntando los 20 kg, aunque gracias a las cuerdas los kayaks bajaron mejor que subieron.
Estabamos en los pasos de aguas blancas que se ven desde la carretera.
Volviamos a tener los pies metidos en el agua y los kayaks preparados para navegar una rampa ...
....seguida de un salto de unos 2 metros, que como es primordial fuimos a ojear.
Justo después de la recepción del salto se formaban unos sifones juntos que se tragaban todo el rio por completo, así que otro paso a portear.
Quizás se podría haber hecho asegurando en la recepción pero sólo eramos dos y ya estábamos hechos a los porteos.  
Otra vez por la ladera desde donde veíamos quedarse atrás el tramo de rio que mas había llamado nuestra atención.
El rio continuaba tapado por las ramas
Encontramos un bonito paso con muchas piedras y desnivel ....
                                                   ....pero sin acceso debido a las ramas.
Entre tanta rama y porteo.....
....continuamos con nuestro intermitente descenso.
Al final el rio se abre y desaparecen los arboles pero tambien los pasos, quedando ya solo un salto roto al final en Venta Rasquilla donde confluye con el Alberche.
Casi lloramos sangre

lunes, 21 de abril de 2014

68. Alto Tajo, piraguismo con el INEF

El domingo 26 de abril el primer grupo de chicos del INEF (Instituto Nacional de Educación Física) hacían sus prácticas de piraguismo en el Alto Tajo

Como en años anteriores tras unas explicaciones en seco pasamos al rio.
Y como les prometí aquí les dejo unas cuantas fotos de su primera toma de contacto y aproximación a las aguas bravas.






































 Espero que recordeis ese dia con satisfacción y alguno se aficione a esta reducida modalidad deportiva dentro del  piraguismo y cada vez seamos mas los practicantes de las aguas bravas.
Nos vemos en el rio.