martes, 12 de junio de 2018

107. Híjar, hijo del Alto Campoo

Un grito de exaltación se escucha en la lejanía: ¡¡¡¡¡¡Hiiiiiiiiiiijar!!!!!!

Comenzar la actividad deportiva en la estación de esquí de Alto Campoo generó algo de confusión.

Calentando entre bromas mientras el resto hace los apoyos con los vehículos.

Rodrigo y Mario deseosos de conocer este río como el resto del grupo.

 Representación de Navarra, País Vasco, Cataluña, las dos Castillas y Madrid unidos por la misma pasión: el kayak extremo

Josito único conocedor del río abre el desfile.

Enseguida el rio coge desnivel  y empiezan a aparecer pequeños saltos.
Alex y Rodrigo en el primer escalón. 

 Los saltos se continúan y el rio promete ser divertido.

La linea se pierde en el horizonte, Silvia sorprendida, como todos, por este bonito salto a poza del que Josito no nos advierte por ser un salto limpio y para que la sorpresa y la impresión sean mayores.

Iñaki,"el Sobri" deslizándose por esta escalera acuática.....

...seguido por Rodrigo y Silvia

Tomas en otro escalón.

Aitor y Alex desenvolviéndose entre saltos y rampas.

Aurelio en el mismo salto-rampa.

Tomas en otro mas.

Alex, Mario y mas abajo Rodrigo en el mismo salto.


El rio es una ristra de escalones, saltos y rampas.
Mario en la rampita.

Aurelio y Rodrigo en otra de las  rampas.

Llegamos a la rampa mas larga del rio.
Salimos de los kayaks para ojear el paso.
Vemos un largo desnivel sin final, no muy técnico, con muy poco fondo donde sería dificultoso un esquimotaje, lo que se dice "un paso de no volcar".

El primero en correrla es Josito, aquí le tenemos en la 1ª parte de la rampa ....
...en la mitad....
...y enfilando las últimos escalones.

Emilio casi al comienzo le queda toda la rampa por delante.

Tomas superando la mitad 

Iñaki, el Sobri, valiéndose de un apoyo.

Javi tronchapalas en la 1ª parte  



Aurelio corrigiendo la dirección.

Vista desde el final de la rampa.

Después de correr la rampa larga sin ningún contratiempo nos relajamos

Llegamos a dos saltos seguidos, separados por una poza que sin ser muy grande nos da un respiro como en casi todos los pasos del río.
 Tomas en el 2º salto.

 Javi Tronchapalas 

Ya hemos hecho la mayor parte del rio,  nos sentimos confiados y seguros por haber realizado tantos pasos con éxito cuando Josito nos advierte que viene un paso que conviene ver antes de realizarlo.

Otra rampa, que sin ser tan larga como la anterior nos hace temblar las patillas.
La pendiente es mayor, la velocidad del agua se ha acelerado y da la impresión que el caudal ha aumentado.
A mitad de recorrido hay una piedra que si se toca nos puede catapultar desplazándonos a la derecha contra la pared, hay que hilar fino, la velocidad que se coge y el agua saltando a la cara dificulta dar las paladas en el punto preciso. 
Se puede portear por la izquierda si no se ve claro o las patas tiemblan demasiado.

Emilio probando suerte en la lanzadera a velocidad de un formula 1.
Vista lateral.

Silvia en una ejecución perfecta con vuelo final, ahora los que tenemos dudas decidimos hacer el paso.

Vista desde otro punto.

Aitor con buena trayectoria pero toca la pierda de refilón y...... 

.....es catapultado hacia delante dando una vuelta de campana en el aire aterriza de una manera un tanto inusual, esquimota sin problema, pero desde fuera da la sensación que cae muy cerca de la pared, ahora los que tenemos dudas decidimos no hacer el paso.

El rio parece que se abre y pierde desnivel.

Todavía quedan algunos pasos aunque no tan impresionantes como los que dejamos atrás.



Un puente marca el final del tramo 1 del Híjar.

El equipo

Ahora toca ejercitar las piernas, algo mas de 1Km nos separa de la carretera.