lunes, 3 de diciembre de 2018

112. Salat, el huevo negro y Luciano Pavarotti

Junio de 2014. Después de algunos ríos franceses como el Brousset y L'Adour de Lesponne nos dirigimos hacia el este, en busca de la Cuenca del Salat,  un puñado de ríos de diferentes niveles concentrados en una zona relativamente reducida.

La vertiente francesa del Pirineo tiene el desnivel mucho mas acentuado que la del lado español.
Por fin llegamos a Couflens por donde pasa el Salat, sin conocer muy bien los diferentes tramos, puntos de embarque, desembarque y caudales. 

Después de una breve ojeada en algunos puntos del río ....

..... nos ponemos en remojo.

Embarcamos en Salau, unos 5 km mas arriba de Couflens.

Es una pena que el caudal esté bajo..

..pero es una ayuda para ser la primera bajada sin conocerlo.

Hasta llegar a Couflens encontramos algunos pasos sin excesiva dificutad con este caudal.....

Javi Yinyas en uno de los pasos mas marcados del recorrido. 

Nacho

Jimeno

Nada mas llegar a Cuoflens...

...y encontramos una presa donde Jimeno se dispone a asegurar.

Pedro por el lado derecho evitando el rebufo.

Javi Yinyas entrando en la contra tras pasar la presa.

Iñaki nos recibe ansioso por entrar en el rio.
A partir de aquí el grado se suaviza.

Dos nuevos kayakistas entran al río: Iñaki y Silvia

Pedro seguido de su hija Silvia saludan respetuosamente a los antepasados del pueblo.

Silvia

El principiante Iñaki en una peculiar nadada.
No puedo resistirme a contarlo.
Se coloca en posición de seguridad, nadando boca arriba con los pies por delante ligeramente flexionados, y por un inusual capricho del destino una piedra puntiaguda se queda entre las piernas y golpea donde mas duele......ufffff que dolor!!!
Resultado: un hematoma en un huevo o lo que es lo mismo, como si se trataran de figuras de ajedrez, un huevo blanco y otro negro. 

Comida en un lugar habilitado para acampar con vehículos.

Muy a mi pesar tengo que reconocer, como cualquier furgonetero que haya viajado fuera de España, que en el país vecino se preocupan por fomentar el disfrute de la naturaleza; tienen por todos sitios aparcamientos para autocaravanas o furgonetas en los que puedes pasar la noche sin que nadie venga a echarte o decirte donde puedes o no dormir.


Y mas todavía a mi pesar tengo que reconocer, como cualquier piraguista que haya viajado fuera de España, que en otros países se preocupan por fomentar el deporte en la naturaleza, en este caso han colocado carteles informativos de los ríos y sus diferentes tramos indicando incluso el grado.
Y sobretodo no viene ningún agente de la autoridad a pedirte permisos o declaración responsable para bajar un río, como pasa en España donde además hay que pagar por ello en la mayoría de las cuencas hidrográficas (en la del Ebro, la más interesante para nosotros, hace unos años que ya no se paga), mientras que en el resto de Europa se permite la navegación de piraguas libremente por los ríos.

De vuelta a nuestra maravillosa tierra esperando que algún día fomentemos el disfrute de la naturaleza como hace nuestro país vecino.

Y para relajarnos un poco, Jimeno, aficionado a la opera, interpretó durante mas de tres horas la parte de la obra Nessun Dorma de Giacomo Puccini mas conocida como "Vinceró" popularizada por Luciano Pavarotti.............ufffff que dolor!!!
Resultado: como si se trataran de figuras de ajedrez, una oreja blanca y otra negra.


lunes, 22 de octubre de 2018

111. Cambiar el puño de un chubasquero

A veces los puños o los cuellos de látex de los chubasqueros se rompen, y haciendo caso a un sabio y viejo proverbio que dice "Para ser feliz repara" vamos a ver como pegar un puño en un chubasquero.
En este caso no es un puño nuevo, sino el mismo puño arrancado al quitarse el chubasquero de un tirón, pero si el caso fuera un puño rajado los pasos a seguir serían los mismos.

Los interesados en aprender esta lección han de seguir los siguientes pasos:
Coge tu chubasquero y rompe un puño, luego compras un puño nuevo en alguna tienda de kayaks o por internet, también te hará falta pegamento que encontrarás en la misma tienda, yo lo compré en una de buceo como pegamento para neopreno. También te hará falta una botella con un diámetro que se ajuste al puño. 

Si el puño se ha rajado, cortalo dejando unos 2 centímetros del viejo sobre el que pegarás el puño nuevo.

Mete la botella en la manga del chubasquero ajustando a la botella lo que ha quedado del puño viejo.

Mete el puño nuevo. En mi caso es el mismo puño arrancado quedando un corte transversal limpio. Lo mas normal es que un puño se rompa longitudinalmente, pero a mí no me pasan cosas normales.

El puño nuevo lo montamos unos 2 cm sobre lo que hemos dejado del puño viejo....

...y doblamos hacia atrás esos 2cm.


Aplicamos pegamento sobre las dos partes a unir.

Este pegamento es muy parecido a la cola de contacto, por lo que es mejor dejarlo secar un poco antes de unir para pegar.

Yo, particularmente, prefiero dejar secar hasta que al tocarlo con el dedo no te manches  y luego volver a aplicarle otra capa de pegamento que también dejo secar casi como la anterior.....

......luego procedo a desdoblar el doblez del puño nuevo uniendo las dos partes con cuidado para que no queden arrugas.

Lo dejamos un poco mas de tiempo para que acabe de secar, aunque si hemos dejado secar antes el pegamento, la unión es instantánea.

Antes de sacar la botella celebramos lo bien que lo hemos hecho.

Por último podemos sellar el borde con pegamento y ya tenemos un puño nuevo para volver a romper.

Para un cuello es el mismo procedimiento pero cambiaríamos la botella por un botellón o algo cilíndrico con un diámetro mas grande. Podría valer si es verano un melón, o un cono de la carretera, pero es casi mejor usar una maceta o tiesto grande.
Suerte y que rompáis pronto algún puño o cuello para poner en práctica el sabio y viejo proverbio   "Para ser feliz: repara"

miércoles, 12 de septiembre de 2018

110. Saltos del Aljibe y La Arquitectura Negra a los pies del Ocejón


Cascadas o Saltos del Aljibe.

Las aguas recogidas por varios arroyos en el Pico Ocejón y en los alrededores de Majaelrayo, en plena sierra de Ayllón (Guadalajara),  se concentran en el Arroyo del Soto aportando caudal a los Saltos del Aljibe, a los que se puede acceder a pie desde El Espinar o Roblelacasa.  


Como piraguistas tiene mas interés acceder desde el río Jarama después de haberlo descendido.
Hay otras entradas sobre el río Jarama en este blog, podéis buscar el la lista de ríos o directamente en:
https://tronchapalas.blogspot.com/2016/05/97-jarama-la-frontera-azul.html
o
https://tronchapalas.blogspot.com/2016/03/el-circuito-del-jarama.html

Aguas abajo, algo mas de un 1 km desde el desembarque y casi en la cola del pantano del Vado, vemos un aporte de agua por la izquierda proveniente del  arroyo del Soto, donde remontando un poco encontramos estas hermosas cascadas.

Estas fotos están tomadas hace unos 10 años.

Comienza el desafío.

El primer salto tiene unos 4 o 5 metros....

...termina en una poza donde da tiempo a prepararte para el segundo.


El segundo mas atrayente e intimidante, te llama y te frena a la vez, en definitiva mas arriesgado....

...unos 8 o 9 metros...

...con una profundidad en la recepción un poco dudosa.

La duda ha sido resuelta: mejor hacerlos con mas caudal si no quieres tocar fondo y hacerte daño.

En este entorno encontramos la llamativa arquitectura negra propia de la zona. 

Pequeños pueblos  como Majaelrayo, Robleluengo y Campillo de Ranas con sus tres pedanías Campillejo, El Espinar y Roblelacasa  los encontramos muy cerca.

Construidos usando el material que se encuentra más a mano.....

.... pizarra de tonos negros, marrones y grises.

 Y para los montañeros el pico Ocejón 2049 m.