lunes, 31 de diciembre de 2012

47. Landro

 El entorno del  Landro es uno de los mas bonitos de los ríos que conozco.
Cuarto día en Galicia, al comenzar el descenso del río mirando sus frondosas orillas y sus arboles cubiertos de hiedra o de musgo te sientes transportado a un lugar mágico.

Fernando A. y J. Miñones

 Dani y David

Thomas y Angel


Yo, Javi Tronchapalas
Aunque no había mucha agua sus numerosos pasos nos hizo disfrutar no solo del entorno.
David

Miñones y Angel, dos gallegos a los que echaron hace tiempo pero no soportan el destierro
Luis algo mas contento con este río de mas grado que los anteriores

Carlos que nos guió también en este río esta vez junto a Thomas.
Luis

Dani

Sergio y David
Sergio y yo
Dani en acción, yo en reposo

Fernando y yo en dos lineas para el mismo paso

Thomas, Carlos y Serafin

Gracias a Luis y Thomas los autores de estas fotografias

Gracias también a Carlos por su acogida en Lugo

El vídeo de peor calidad que las fotos es cosa mía:
video

3 comentarios:

  1. muy, muy bonito el landro...y lugo también...gran viaje... para repetir, en cuanto nos dejen...o nos olviden...

    ResponderEliminar
  2. En estas fechas, sorprende un paisaje tan bonito de río, que pena que nos queda algo lejos, Feliz año a todos los Tronchas. Ana.kayak Gurrea.

    ResponderEliminar
  3. FELIZ 2013!! Que bien que bien!! esos rivers galegos, y sus guías mejor aún. A ver si no os tengo que volver a esperar, que me retrasais el gupo y la regla que no me baja.. no me aguanto ni yo... cualquier dia me dan un estacazo que me quedo con mi cara de tolai, y master maestro enquistao en el orto.. jijiji. Un abrazo a todos los que contribuís a ayudar en el río, a dar seguridad, a guiarlo, a abrirlo, a estar al lado de la gente que empieza, (todos hemos empezado y hemos necesitado apoyo), a divertirnos y reirnos mogollón, a provocar más ganas aun si cabe de volver a remar, a hacer los descensos con seguridad y compañerismo y armonía, a pasar ratos cojonudos compartiendo y haciendo lo que nos gusta!!

    ResponderEliminar

Los comentarios son la gasolina de los blogeros