jueves, 22 de agosto de 2013

62. Perdida de un amigo

 Una vez mas nos hemos reunido un buen puñado de Tonchapalas para despedir la temporada y hemos acabado dando una dolorosa y trágica despidida a nuestro amigo Agustín.
Como la mayoría de los que allí estaban era un experimentado piraguista que había pasado por experiencias complicadas pero no como esta en la que podíamos haber caído cualquiera.
Subió a remar al pirineo francés al igual que otros cuantos amigos piraguistas donde se unieron con otro grupo de 10 o 12 amigos mas que venían de remar en los Alpes y para terminar la gira todos vinieron al Cinqueta donde, como en otros años, nos reunimos unos 30 piraguistas, amigos entre sí que hemos remado juntos en multitud de ríos y ocasiones, pero en esta con un resultado nefasto del que todos sabemos que es probable que ocurra pero que año tras año hemos ido esquivando hasta que desgraciadamente ocurre.

Amigo Agustín nunca te olvidaremos 

5 comentarios:

  1. Un abrazo a todos compañeros y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Mucho ánimo a Marta, a la familia y sobre todo a los compañeros que compartisteis aquel horrible día. Fuerza para superar algo tan terrible.

    ResponderEliminar
  3. muy afectado por lo ocurrido mando un abrazo a todos mis compañeros que lucharon por la vida de agustín.mi mas sentido pésame a la familia,en especial a Marta.

    ResponderEliminar
  4. todos los que hemos perdido a alguien en el rio sabemos lo dura que puede llegar a ser esa perdida,la impotencia que conlleva su busqueda y la rabia por la ausencia de nuestro amigo.
    Que su recuerdo sea alegre depende de nosotros, un abrazo y mis condolencias a sus familia y a todos su colegas de rio...

    ResponderEliminar
  5. Siempre con una sonrisa en la boca...ese será mi recuerdo que intentaré guardar en la retina para la desaparición de un gran compañero, en un trágico día. Mis condolencias a tu familia, y un abrazo muy fuerte para Marta. También mi admiración y gratitud, para todos aquell@os que colaborasteis de una manera u otra, antes y después del accidente.

    ResponderEliminar

Los comentarios son la gasolina de los blogeros