miércoles, 16 de marzo de 2016

89. El circuito del Jarama


Nuestro particular circuito del Jarama lo comenzamos sin ruedas de invierno a pesar de estar heladas y...
.....nevadas las cunetas.
Como otras tantas veces sorteamos un árbol caído que entorpece pero no imposibilita el paso.

Rodrigo y David en sus bólidos de propulsión animal
El Jarama en su nacimiento es la frontera natural que separa Madrid y Guadalajara.
En el inicio de nuestro recorrido es frontera, a menos de 1 km del embarque las dos orillas pertenecen a Guadalajara. 
El río discurre por el fondo de un estrecho valle en forma de V que se va acentuando a medida que avanzamos, con difícil acceso o escape.
Se puede abandonar el río en una curva a la altura de Colmenar de la Sierra hasta donde la dificultad ha sido muy baja , a partir de aquí aumenta la dificultad y la posibilidad de abandono. 
Cesar en su primera visita al Jarama
Bajo las almenas del castillo alguien se sumerge y nos muestra su pala nueva...
...en el mismo lugar  Mario emerge en el paso del castillo.
Silvia
David en el pasillo
En varios puntos el río se estrecha aumentando la velocidad .

Cesar y Tomas en el paso del rebufo corriéndolo sin dificultad.
La escala bajo el puente del Camino de los Arrieros marca 50, un caudal bajo,  cuando el caudal es mas alto hay que hilar mas fino. 
Un caudal bueno seria de 70 a 90 en la escala...
...aunque lo hemos llegado a hacer con 100 y 120, con 120 lo hicieron la semana pasada pero el caudal baja rápidamente, ....
....y como es de esperar, en un río tan estrecho a mayor caudal mayor velocidad.

Mario en la entrada del ultimo paso....
....y en el final del mismo Silvia, con quien bajé, y nadé, este río por primera vez en nuestros inicios piraguisticos.  

Tomas y Silvia dando las ultimas paladas donde es mas evidente  este hermoso cañón de pizarras en forma de V
Llegando al final aún queda el paso de 5º grado
Desembarcamos y nos preparamos para un obligado paso de 5º....

.....una cuesta de mas de 500 metros con un imponente desnivel...
.....que hay que subir con los 20 kilos de plástico en el lomo.
A no ser que un 4x4 con remolque espere a mitad de recorrido (el inicio de la cuesta es demasiado empinado).

Foto de grupo, incluido Abel que olvidó parte del material.
Y para reponer fuerzas un picoteo en el pórtico de la iglesia de Campillo de Ranas, uno de los llamativos pueblos negros de Guadalajara.